Una joven inglesa se suicida tras ser rechazada en 200 solicitudes de empleo.


ABC.es reporta que Vicky Harrison, de 21 años de edad, se suicidó tras ser rechazada en más de 200 solicitudes de trabajo. Agrega que "un día después de su último rechazo, ella dejó escritas unas desgarradoras cartas a sus padres y a su novio, diciendo: "no quiero ser yo más", tras lo cual tomó una sobredosis de pastillas."

Su padre, Tony, expresó: "Perdí la noción de los diferentes tipos de puestos de trabajo que mi hija solicitó. Fue muy duro ver cómo su confianza se resentía después de cada rechazo. Ella sólo quería trabajar y ganar algo de dinero. No me daba cuenta de lo difícil que sería conseguir un trabajo".

El mismo medio reporta que Vicky se graduó con buenas notas en el instituto y realizó estudios de cine, medios y lengua inglesa en Runshaw College, Leyland. Había obtenido una plaza para estudiar cine en la Universidad de South Bank, pero la abandonó porque no le gustaba.

Según ABC.es el último rechazo fue el 30 de marzo en una guardería y "al día siguiente su padre la encontró muerta en el salón, rodeada de paquetes de píldoras y botellas vacías. Dejó tres notas de suicidio - una para cada uno de sus padres, y otro para su novio, Nathan Haworth, de 22 años, que decían: "Es que no quiero ser yo más. Por favor, no estés triste. No es culpa tuya. Quiero que todos en la vida sean felices".

Según el Daily Mail, su madre, Louise, no se explica por qué esto pasó: "Vicky era una niña brillante e inteligente que se deprimió al no poder encontrar trabajo. Estar en el paro durante tanto tiempo le parecía humillante y no pudo aguantar más". Este periódico agrega que su muerte pone de relieve "el costo humano del más alto nivel de desempleo desde mediados de la década de 1990".

Por Patricia Rivero.
Nombre :

Correo electrónico :

Comentarios :